Algodón orgánico. ¿Cuáles son sus beneficios?

By | 14 julio, 2016
5/5 (2)

El algodón orgánico proviene de una planta que es cultivada en todo el mundo, la planta del algodón, un arbusto perteneciente al género “Gossypium”. El algodón en general es uno de los tejidos más conocidos y populares, usado a diario en prendas de vestir como la lencería, en artículos del hogar, en el cuidado e higiene personal, para material médico e incluso en los billetes.

Podría pensarse que el algodón es orgánico en sí mismo al provenir precisamente de una planta; sin embargo, su fibra es sometida a diversos procesos que se alejan del término orgánico y que generan consecuencias en las plantaciones del mismo y a quienes se encargan de procesarlo. Es por esto que actualmente se promueve la plantación, uso y tratamiento de algodón orgánico como garantía de la sostenibilidad de su cultivo en el tiempo sin causar daños ambientales.

El cultivo del algodón orgánico

Para cumplir con los estándares internacionales, las características de “orgánico” deben cumplirse en todas las fases del procesamiento del producto. Para empezar, no pueden usarse semillas transgénicas (modificadas genéticamente) en el cultivo; las que se usan en el cultivo tradicional masificado, son tratadas con fungicidas e insecticidas, sumamente perjudiciales para los suelos, fuentes de agua y agentes biológicos (insectos, etc.) que permiten el equilibrio del suelo; y a su vez, para el ecosistema que en ellos habita. Así mismo, la preparación del suelo para el algodón orgánico debe ser a través de rotación de cultivos, que permite conservar la humedad del suelo; lo que garantiza que no se deba aplicar el riegos intensivos. Cuando el suelo está sano, se mantiene un balance natural con presencia de insectos beneficiosos al cultivo, sin necesidad del uso de pesticidas e insecticidas, extremadamente perjudiciales para la salud (se estima que casi una decena de los pesticidas más comunes usados en cultivos no orgánicos son agentes cancerígenos). En la cosecha deben usarse procesos naturales para la defoliación, desestimando el uso de procesos químicos.

La producción del algodón orgánico

Algodón orgánicoEn el proceso de tensionado de los hilos longitudinales de este tipo de algodón en el telar, se usan agentes naturales como almidón de maíz no tóxico; no se induce con químicos dañinos. Para el blanqueado, se usan peróxidos seguros; no se utilizan tintes o blanqueadores perjudiciales, especialmente para los trabajadores que desempeñan estas funciones, y también para los consumidores finales de las prendas. Para darle el acabado, en la producción del algodón orgánico se hace una socavación suave, en agua caliente con carbonato de sodio, para un pH adecuado, a diferencia de la producción de algodón no orgánico donde se usan químicos adicionales que incluyen en muchos casos formaldehídos, un también conocido agente cancerígeno. Para el teñido de la fibra se usan reactivos de bajo impacto o colorantes naturales, con bajos contenidos de metales y sulfuros. Para el estampado se usan tintas y pigmentos de bajo impacto, sin metales pesados.

El algodón más justo

Para completar el ciclo, se promueven criterios sociales justos para el comercio de algodón orgánico, donde privan ambientes laborales seguros, salarios dignos y la no discriminación; buscando disminuir la práctica de labor forzada adulta o infantil. Aunque inicialmente, los precios de este producto natural puedan parecer más costosos porque requieren una inversión inicial mayor, la retribución a largo plazo no tiene precio; mientras que el consumo del algodón no orgánico mantiene un sistema de menor gastos en lo económico, pero devastador en lo ambiental y social.

¿Por qué optar por la versión orgánica de esta planta?

  • Para promover prácticas justas de comercio, donde los beneficios se compartan en toda la cadena de valor.
  • Porque se garantiza la sostenibilidad del medio ambiente, se evita el cultivo intensivo que agota los suelos y se conservan las fuentes de agua dulce, la flora y fauna y salud del hábitat al no usar pesticidas, insecticidas y herbicidas tóxicos.
  • Se reduce el riesgo, para los productores, comerciantes y consumidores de estar en contacto con sustancias químicas dañinas para la salud, como la dioxinas, el cloro o el formaldehído; y metales pesados como el cromo, el cobre y zinc
  • Reduce las alergias en la piel, especialmente en el caso de los bebés.
  • Se garantiza que las plantas sigan produciendo sus semillas.
  • La producción de algodón natural y orgánico disminuye las emisiones de carbono, en comparación con las del tejido no orgánico
  • Porque genera un aporte valioso en la preservación del medio ambiente para las próximas generaciones.
  • Cada vez hay más opciones en el mercado de prendas de vestir y lencería de hogar; usar la versión natural del algodón no está divorciado del estilo, moda y tendencias.

A pesar de que aún representan un porcentaje bajo en la producción mundial de prendas de algodón, las orgánicas ya no se restringen al segmento alto del mercado, pues muchas empresas de mercado medio y bajo (masivo) han logrado posicionar prendas de este tipo en sus tiendas a un costo razonable, y, comparable al de su contraparte (las de algodón no orgánico).



¿Te ha gustado esta entrada?