La anemia normocítica. Síntomas, causas y tratamiento.

By | 22 Octubre, 2014
5/5 (2)

La anemia normocítica es un trastorno de la sangre que se caracteriza por la falta de glóbulos rojos, a pesar de que estos sean de un tamaño normal. Esta afección a menudo se asocia con enfermedades crónicas como la pérdida de sangre, problemas de médula ósea o una enfermedad renal. También puede ser el resultado de una enfermedad heredada.

Síntomas de la anemia normocítica

Algunos pacientes con anemia normocítica no tienen síntomas, mientras que otros pueden sentirse cansados o fatigado fácilmente, presentar un aspecto pálido, una sensación de corazón acelerado, falta de aliento, y / o el empeoramiento de los problemas del corazón. Otros síntomas que delatan esta enfermedad pueden ser:

  • Pérdida del apetito
  • Labios pálidos
  • Las uñas quebradizas
  • Úlceras en la boca
  • Párpados pálidos
  • Mareos
  • Dolor de cabeza
  • Dificultad para respirar después del ejercicio
  • Palidez
  • Problemas de concentración
  • Problemas para dormir
  • Dificultad para deglutir
  • Latidos cardíacos rápidos
  • Latidos cardíacos irregulares
  • Dolor en el pecho
  • Piel fría

Causas de la anemia

En realidad cualquier enfermedad que puede entorpecer el ciclo de vida de los glóbulos rojos puede producir anemia. El periodo de vida de un glóbulo rojo normalmente dura alrededor de 120 días, siendo la médula ósea la zona donde se producen.

Así pues, la anemia se inicia o bien cuando se produce una bajada en la producción de glóbulos rojos o hemoglobina, o bien cuando estos glóbulos se pierden en gran cantidad o son destruidos.

Una causa muy habitual de anemia es la falta de hierro. Esto se debe a que el hierro es el componente principal de los glóbulos rojos y son fundamentales para glóbulos y anemiasu correcto funcionamiento. Una de las principales causas de la falta de hierro es la pérdida crónica de sangre, lo cual agota las reservas de hierro del cuerpo a un ritmo superior al que se reponen. Cuando la anemia se da por un déficit de hierro se la conoce como anemia por deficiencia de hierro.

La anemia por déficit de hierro también se puede deber a un pequeño sangrado en el interior del cuerpo, como  por ejemplo el cáncer de colon o las úlceras de estómago. La hemorragia por úlcera de estómago puede ser inducida por medicamentos, incluso los más comunes como la aspirina y el ibuprofeno. Así pues de forma lenta y crónica estas úlceras pueden llevar a la pérdida de hierro, lo que con el paso del tiempo podría desembocar en anemia. En los lactantes y niños pequeños, la anemia por deficiencia de hierro se debe sobre todo a carencias en la dieta.

El tratamiento de la anemia normocítica

El tratamiento de la anemia normocítica dependerá en gran medida de la causa que esté provocando la falta de glóbulos rojos o de la producción de estos. Esto es, si la anemia está causada por una falta de hierro debida a una úlcera interna, lo primero será curar dicha úlcera y si se trata de un déficit en la alimentación habrá que hacer cambios en la dieta.

En determinados casos es posible que se requieren suplementos de hierro y si se trata de una anemia severa también es posible que se requieran transfusiones sanguíneas.

Si se sospecha que un medicamento es el culpable de la anemia normocítica, debido por ejemplo a que esté causando una úlcera en el estomago, el medico que lo ha prescrito deberá interrumpir de inmediato el tratamiento.



¿Te ha gustado esta entrada?