Como el ejercicio fortalece tus defensas

By | 25 junio, 2014

Según diversos estudios las personas que realizan actividades físicas habitualmente padecen cancer conejercicio físico menos frecuencia que las personas sedentarias. Esto se debe a que el ejercicio estimula la producción de anticuerpos y relaja también las arterias, permitiendo que llegue mas sangre a las vías respiratorias altas como las de la nariz.

Al poco de comenzar un ejercicio físico, las glandulas suprarenales segregan adrenalina, una hormona que estimula las defensas de nuestro cuerpo. Los estudios de medicina deportiva han observando una relación claramente definida entre el ejercicio físico enérgico y una mayor resistencia a las infecciones.

Por otro lado, aunque la relación entre la nutrición y estrés no esta suficientemente definida, también se ha comprobado que bajo estrés, el cuerpo consume nutrientes esenciales mas rápidamente de lo que la mayoría de alimentos puede suministrarlos. Estas deficiencias impiden la multiplicación de los leucocitos y de los anticuerpos en gran cantidad, lo que complica al organismo lanzar un contraataque contra las infecciones invasoras.

En cuanto a la nutrición, se sabe que la vitamina C, aumenta las proteínas generadas por el sistema inmunológico para combatir virus y bacterias en la corriente sanguínea, conocidas como interferones y se cree que también estimula su producción en las células infectadas. Las vitaminas A y E y todo el complejo vitamínico B, también proporcionan un sostén nutritivo esencial al asediado sistema inmunitario y lo mismo sucede con ciertos minerales esenciales como el calcio, magnesio, hierro, y cinc. Puedes obtener mas información sobre alimentos beneficiosos en esta entrada.

Aunque los resfriados y la gripe afectan solo al aparato respiratorio, estas afecciones ponen en marcha una reacción inmunitaria que afecta no solo a todo el cuerpo, sino también a la mente. En efecto, todo lo que hagamos para aumentar la integridad y la salud del cuerpo o de la mente fortalece también al sistema inmunitario. Cuando nos alimentamos y cuidamos de nuestro cuerpo, y cuando buscamos la paz y la satisfacción en vez de las turbulencias emocionales, la capacidad del sistema inmunitario alcanza su máxima intensidad.

Finalmente, también es preciso señalar que variables como la cantidad de ejercicio físico que realizamos y nuestro modo de comer, influyen mas en la duración de un resfriado que cualquier medicina que podamos consumir para tratarnos.

En definitiva el ejercicio regular es uno de los pilares de la vida sana ya que mejora la salud cardiovascular, disminuye la presión arterial, ayuda a controlar el peso corporal, y protege contra una gran variedad de enfermedades. Y de aquí su contribución a mantener un sistema inmunológico saludable dado que, al igual que una dieta saludable, el ejercicio puede contribuir a la buena salud en general y, por tanto, a un sistema inmunológico en forma.



¿Te ha gustado esta entrada?